22 de agosto Día del Bombero ¿Tenemos algo que celebrar?

Juan Carbajal

About Juan Carbajal

Bombero por vocación, Abogado de profesión y analista por diversión.

la foto1873 año en el cual se fundo oficialmente el primer Cuerpo de Bomberos en nuestro país, fue el puerto de Veracruz la cuna de una tradición de hombres de buen corazón que dedicaban sus esfuerzos para salvaguardar la vida y las propiedades de sus conciudadano. Ya han pasado 142 años desde aquel amanecer de los bomberos en México, sin embargo, si se hace un recuento de los hechos trascendentales ocurridos en este periodo de tiempo, es fácil llegar a la conclusión de que poco ha ocurrido y casi nada se ha avanzado. No se menosprecian los logros que en lo particular algunos Cuerpos de Bomberos de ciertas ciudades grandes han logrado, al contrario se aplauden y se elogian; pero en términos generales se tiene a los Cuerpos de Bomberos en México prestando servicios de emergencia de manera paupérrima. Muchos de los Cuerpos de Bomberos viven verdaderos viacrucis para poder continuar prestando servicios de emergencia, lo hacen en camiones de bomberos viejos, con equipos de protección personal usados o de plano sin equipo, sin las herramientas de rescate adecuadas y cero garantías de seguridad social. 

Las quejas y protestas de los bomberos son notas comunes en los medios de comunicación, bomberos que inconformes se manifiestan contra el alcalde, patronato o su mismo comandante, logrando la atención momentánea y se apaga ante la negociación de verdaderas dádivas que se ofrecen para acallar las voces de los inconformes; sin embargo al paso del tiempo se dan cuenta que la situación que les incomodaba no se había ido y se vuelven a manifestar. Pareciera que es un cuento que nunca acaba, cuya historia se repite una y otra vez sin saber donde comenzó y mucho menos cuando va a acabar.

Las cámaras y reflectores estarán apuntando de nuevo a los Cuerpos de Bomberos este 22 de agosto día del bombero, no se puede negar que el respeto y consideración de los ciudadanos se ha ganado a pulso, se recibirán aplausos, felicitaciones, abrazos y con un poco de suerte hasta regalos, todos ellos provenientes de la familia y los amigos que aprecian la labor que los bomberos realizan. Quienes tengan la suerte de tener un alcalde sensible, sin dudarlo los alabará ante el público diciendo que son verdaderos héroes del pueblo, y para recompensarlos les ofrecerá un festejo y con suerte algo de ayuda en equipo o alguna prestación social mínima. Otros Cuerpos de Bomberos menos afortunados puede que solo reciban aplausos y el cariño de sus seres queridos, suficiente para el espíritu del verdadero bombero que ama a sus semejantes; pero sufrirán silenciosamente el abandono de quien tiene la responsabilidad de velar por la seguridad del pueblo.

¿Que tenemos para festejar? A nivel nacional existe mucha desorganización entre los Cuerpos de Bomberos, cada quien hace su grupito, los del norte se alejan de los del sur y no por meras cuestiones geográficas, los del centro simplemente se encogen de hombros y levantan los ojos al cielo; no existe una asociación o federación que realmente represente a la mayoría de los Cuerpos de Bomberos en México, solo hay protagonistas que actúan bajo intereses personales pero no por los del gremio; no existe un marco legal constitucional que garantice el servicio de bomberos; no hay una escuela nacional de bomberos y mucho menos una formación profesional unificada; vivimos en un mundo de mentiras creyendo que entre más placas y parches nos colocamos en el uniforme Dios nos coloca a su diestra.

Dejemos de jugar a ser bomberos,  es hora de despertar, de tomar acción y rescatar la tradición bomberil que heredamos de nuestros antepasados, no hemos crecido porque no hemos sabido hacer equipo, porque estamos llenos de orgullo y soberbia creyéndonos los mejores bomberos del mundo, porque no somos capaces de vivir la hermandad que tanto gritamos de dientes para afuera, pero por dentro pateamos al compañero caído con nuestras criticas y desprecios. Ya basta de lloriquear y mendigar el equipo, se puede lograr cosas mejores si tan sólo jalamos la carreta todos en un solo sentido, si todos tenemos un mismo discurso cuando este 22 de agosto nuestros amigos de la prensa nos cuestionen que queremos; todos les contestemos dirigiéndonos a los lideres políticos, «Queremos un marco legal constitucional que garantice el servicio de los Cuerpos de Bomberos en México» Ya basta de conformarse con migajas, es hora de pedir a lo grande pues nuestro trabajo es grande, y debemos ser nosotros los primeros en creerlo.

Nada tenemos que celebrar porque no hemos logrado mucho, porque los pocos intentos por mejorar en materia de capacitación y certificación los menospreciamos y bloqueamos, porque no sabemos trabajar en equipo cuando paradojicamente  estemos conformados como «Cuerpo», porque no sabemos pelear por nuestros derechos, porque no sabemos valorar nuestro trabajo, porque no sabemos convivir como hermanos cuando gritamos a los cuatro vientos que lo somos.  Si no hacemos algo al respecto, si no tomamos acción ¡ya!, después «No lloremos como niños lo que no supimos defender como hombres».

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *