«DAME CALOR Y YO TE DARE LEÑA»

Juan Carbajal

About Juan Carbajal

Bombero por vocación, Abogado de profesión y analista por diversión.

Hay un pasaje que con frecuencia es citado por conferenciantes o motivadores en sus platicas y discursos para ejemplificar la secuencia correcta de las acciones que deben realizarse para lograr un objetivo; en este pasaje un hombre se acerca a la chimenea que esta sin fuego y le grita «¡Dame calor y yo te daré leña!», lo cual obviamente resulta absurdo. Pues eso es lo que precisamente muchos bomberos hemos hecho durante muchos años, pedimos ayuda y apoyo a las autoridades y a la sociedad, prometiéndoles que si nos lo dan seremos mejores prestadores de servicios de emergencias. Olvidamos que primero esta el deber SER antes que el deber TENER; es un orden que no puede romperse porque es una ley del universo.

Debemos trabajar en el deber SER primeramente como individuos, como bomberos y como institución; y este deber SER debe establecerse no solo en la MISION y VISION de la Institución, sino también en la deontología de cada bombero, teniendo que coincidir en los valores o principios rectores, para poder avanzar hacían un mismo fin.

No quiero decir con esta reflexión que todos los Cuerpos de Bomberos ejercitemos el mismo paradigma, desde luego que hay sus excepciones, Cuerpos de Bomberos que han avanzado considerablemente como institución apostándole a la mejora continua de sus elementos. Hay bomberos e instituciones que arduamente han estado trabajando en el deber SER, y como resultado han fluido hacia el deber TENER; nuestro reconocimiento a todos ellos por abonar al crecimiento de nuestro gremio.

Lo anteriormente escrito, viene como preámbulo de lo que puede ser una excelente noticia. Por muchos años hemos expuesto la posibilidad de elevar la labor del bombero, y pasar de ser un oficio a ser una profesión emanada de una carrera universitaria; se sabe de buenos proyectos que se han presentado para lograr este objetivo sin embargo muchas de esas propuestas han tenido una vida muy efímera, dado lo complejo que resulta el diseño del programa educativo por las exigencias metodológicas  y mas cuando la labor del bombero es multidisciplinaria.

Pues bien, les comento que es muy probable que en breve sea lanzada la convocatoria para cursar lo que podría llamarse la «Licenciatura en Ciencias del Fuego» o un nombre equivalente, pues aun no se define por cuestiones que tienen que ver con la autorización de la Dirección General de Profesiones. Pero de que la carrera universitaria para la formación de los nuevos bomberos se concretizara muy pronto, tal veces en meses, es una realidad; y viene como respuesta a esas inquietudes planteadas bomberos que han luchado por elevar la calidad educativa del gremio. Es de aplaudirse el esfuerzo que se esta realizando por los directivos de una Universidad reconocida y un grupo de expertos en los temas bomberiles y de administración de emergencias. Pero aquí cabria preguntarse ¿Estamos preparados para dar el salto para ser profesionistas?

La respuesta ustedes la contestan desde su perspectiva muy personal; Sin embargo hay que ser objetivos y poner los pies sobre la tierra. De acuerdo a la recopilación de datos existentes sobre el nivel escolar de los bomberos a nivel nacional, arrojan que los bomberos en promedio cuentan con estudios de secundaria; y obviamente para poder aspirar a cursar una licenciatura debe contarse con preparatoria terminada. Aunado a este reto a vencer, también hay que reconocer que en la mayoría de los Cuerpos de Bomberos a nivel nacional, el tema de los salarios para los bomberos no es para nada atractivo, y menos lo seria para un bombero con cedula profesional.

No digo que la creación de esta carrera universitaria para los bomberos vaya a fracasar, porque seguramente hay nuevas generaciones de bomberos que si cuenten con los estudios previos para poder aspirar a tener una licenciatura en su materia, así como también hay Cuerpos de Bomberos con un tabulador salarial atractivo para sus colaboradores, pero son los menos. La realidad es que esta nueva carrera universitaria puede ser el parteaguas para no solo el mejoramiento de la preparación del bombero profesional, sino que puede ser la cuña que se requiere para ajustar dentro del campo laboral profesional la labor del bombero del bombero mexicano.

En esta ocasión ya la chimenea nos esta dando calor, ahora nos toca a los bomberos echarle leña.  

 

Comparte esta información