Enfermedad de las empresas

About Voltar Varas

Doctorado en desastres naturales AAU EEUU, Doctorado en Gerenciamiento de Seguridad Industrial (safety management) IECA de Estados Unidos, Máster en Psicología de Emergencias, catástrofes y perdidas personales, Máster en Psicología clínica, psicopatología y psicoterapia ambas avaladas por el instituto Europeo de Psicología Dinámica, y el centro de psicología dinámica Psicoespacio en Madrid España, Master en Educación por el CECEL de Xalapa Ver.

El hombre es un ser complejo que vive anclado del entorno (redes sociales) grupos, etc, lo que en el argot se llama pertenencia. Esto, trae una frustración si no se desarrolla la actividad que le llena o al ambiente laboral es nefasto.

Si el hombre basa su aprendizaje en el constructivismo replicará lo que observa (aquí incluye lo que el sujeto sólo quiere ver).  Y aquí me permito hacer una reflexión “¿el trabajador es lo que es como resultante de una adaptación-aprendizaje constructivista…o es una máscara de protección?

En el primer caso deja de ser la persona que fue entrevistada renunciando a su yo…¿no será eso engañar a RRHH?…. En el segundo caso, al portar una máscara implica un gran esfuerzo mental físico e intelectual que a la larga, al igual que el puesto anterior, llevará al trabajador a un burn out y o frustración y con ello accidentes, baja producción, ausentismo etc.

En otro trabajo ya hablé de la importancia de la consideración del trabajador[1], ahora, sin dejar de lado la importancia que gira en torno al trabajador, y por ir de la mano como agente afectador quiero redundar en las enfermedades de las empresas como detonante de las enfermedades de los trabajadores desde el parámetro emotivo.

Me gustaría englobar de manera audaz y sin mucho sustento científico hablando sólo por mi experiencia personal, que me he dado cuenta que existen patologías que al unirse traen como consecuencia que una empresa se enferme, que giran en en el entorno del trabajador, del proceso y del ambiente, las cuales pueden ser (son) multidireccionales, y multiflujo, donde unas pueden repercutir en la segunda creando una resultante que modifica a la tercera produciendo un tercer producto que puede, de ser mal encauzado, detrimir la evolución y la cinética que una empresa tiene, pero, si es bien enraizado, proyectado y fomentado, permitirá el crecimiento no solo de la empresa, sino del trabajador tanto de forma individual como parte de.

Myriam [2] hace referencia del Sr. Demming quien definió las enfermedades de las empresas (ojo, recordemos que lo identificó en SU época) concentrándose en el cuadro del organigrama, pero a mi parecer, se centra en la percepción de los jefes hacía abajo por lo que me gusta mas las apreciaciones que Domene (2016)[3] realiza pues le da un sentido “humano” (a mi parecer de acuerdo al informe Tatum del 2015) como radiografía de paciente pues incluye entre otros el estrés, la anorexia, el autismo, la ceguera,  la sordera, obesidad, depresión, esquizofrenia.

 Las enfermedades de las empresas parecen tener dos vertientes directas; la del trabajador donde la presión y entusiasmo que presenta al ingresar a una empresa puede parecer a un “enamoramiento” donde el trabajador se “pone” la camisa, hablando de un colaborador que pasó por todo un proceso legal de selección y no fue recomendado o impuesto pues eso, como diría la nana Goya; “es otra historia” el trabajador aporta, crea, y sugiere no siempre (casi nunca) se le pone atención (sordera), a pesare que al ser “nuevo” no tiene visión de túnel, puede ver cosas que a los “antiguos” se les escapan. Pasando los meses o años el trabajador se rinde, deja de proponer y empieza a “navegar” ya estresado a la par de la segunda vertiente; la empresa. Si el trabajador hace maravillas con pocos recursos, la empresa ávida de avaricia y ceguera cada vez aprieta más y más al obrero que por una parte le incrementa el estrés y por la compañía aumenta la anorexia, y a ello le agregamos el autismo donde hay rumores de huelga, o de renuncias, la directiva no le importa un pepino y si se sale el colaborador, es reemplazado por alguien nuevo que aceptó menos plata.


¿Qué podemos hacer como jefes?…valorar, escuchar, ser empáticos, atrevernos a ejecutar ideas nuevas e innovadoras poniéndonos en los zapatos del compañero, pues eso es lo que es, es quien nos acompaña en las acciones del trabajo haciendo organizaciones multi y pluridireccionales

 ¿Cómo trabajadores que podemos hacer?…tomar la aventura y la experiencia del aprendizaje. Solamente ante la adversidad, el hombre es capaz de sacar lo mejor de si mismo que nunca sabe que tiene ni de lo que era capaz. Aprender con ansias ya que demostrando el nivel pueden pasar dos cosas; alguien voltea a verte (ya sea de tu empresa o de otra $$$$) o puedas ser capaz de independizarte, pero nunca, nunca rendirte.

 Así que ojo empresarios; o abren ojos, oídos y alma o muy probablemente se lleven a la quiebra a su empresa y la persona que podría hacer sido capaz de sacar a flote el barco ya no estará.

[1] Varas (2015) La importancia del reconocimiento patronal/laboral para la prevención de riesgos laborales http://prevencionar.com.mx/2015/11/04/la-importancia-del-reconocimiento-patronallaboral-para-la-prevencion-de-riesgos-laborales-como-reforzamiento-de-un-comportamiento-seguro/

[2] Sánchez (2013) Las siete enfermedades mortales de una empresa

 http://myriamsancheznocea.blogspot.mx/2013/02/las-siete-enfermedades-mortales-de-una.html

[3] https://www.proteccion-laboral.com/las-patologias-las-organizaciones/

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *