Los objetivos de capacitación y sus taxonomías.

About Ruben Rauda

Tecnico en Urgencias Medicas. Bombero de Cabo San Lucas. Licenciado en Educación. Director del Colegio de Bomberos y Administradores de Emergencia. Diseñe el programa de capacitación ganador del Premio Nacional de Proteccion Civil 2010. Coordine los trabajos del Cómite de Gestion de Competencias de Bomberos.

El desarrollo de objetivos de capacitación son sin duda uno de los puntos más importantes en los procesos de enseñanza-aprendizaje ya que nos permite tener una meta y guiarnos en el desarrollo de estos procesos.

Existen diversas taxonomías que ayudan al desarrollo de los objetivos de capacitación, dentro de las que podemos conocer Taxonomía Bloom, Taxonomía Marzano, Taxonomía de Guilfordt y Taxonomía Camperos. Para empezar a diferencias estas taxonomías debemos entender esta palabra.

Taxonomía es una palabra griega que significa norma o regla por lo que podemos decir: es la ciencia que estudia los principios, métodos y fines de la clasificación.

La Taxonomía de Bloom o Taxonomía de objetivos educativos

La Taxonomía de Bloom o Taxonomía de objetivos educativos, fue diseñada por Benjamin Bloom en 1956 en la Universidad de Chicago. Es una clasificación de los diferentes objetivos y habilidades dentro de una acción educativa. Esta es quizás la clasificación más usada en el ámbito educativo. Esta clasificación se sustenta en la creencia de que no todos los resultados de un proceso de aprendizaje son los mismos.

La clasificación que propone Bloom se divide en:

Dominio cognitivo se distinguen 6 niveles: conocimiento, comprensión, aplicación, análisis, síntesis y evaluación.

Dominio afectivo, se consideran los siguientes niveles: recepción, respuesta, valoración, organización y caracterización.

Domino psicomotor se establecen los siguientes niveles: percepción, disposición, mecanismo, respuesta compleja, adaptación y creación.

La taxonomía de Manzano

Por otra parte, la Taxonomía de Marzano o Nueva Taxonomía de los Objetivos Educativos es un modelo de clasificación propuesto por el investigador Robert Marzano entre los años 1989 y 1992.

Para este autor el autoaprendizaje es fundamental para que el alumno logre una apropiación correcta del aprendizaje. Una forma de entender esta clasificación propuesta por Marzano es que esta orienta al cambio cognitivo de las personas como consecuencia del proceso de enseñanza-aprendizaje.

Su propuesta se divide en dos clasificaciones:

Dominios del conocimiento: información, procedimientos mentales y procedimientos psicomotores.

Niveles de procesamiento: recuperación, comprensión, análisis, utilización del conocimiento, sistema metacognitivo y sistema interno.

La Taxonomía de Guilfordt

Taxonomía de Guilfordt. Es realizado por Paul Guilford en los años 50 es muy importante, ya que fue el primero en clasificar a la creatividad como una característica independiente a la inteligencia, además que la estructura que propone no es jerárquica, sino que postula que la inteligencia está constituida por 120 capacidades independientes las cuales en algún momento interceptan con cinco operaciones mentales: captación de la información, memoria, evaluación, solución de problemas y creatividad.

Como mencionábamos anteriormente para Guilford la creatividad es independiente a la inteligencia, por lo que propone cuatro actitudes creativas:

Fluidez: cantidad, flujo de ideas o soluciones ante un problema.

Flexibilidad: capacidad de reestructurar. Diferentes soluciones.

Originalidad: respuestas o soluciones infrecuentes.

Elaboración: no basta con tener una buena idea, hay que saber llevarla a cabo.

La Taxonomía de Camperos

Taxonomía de Camperos

Este modelo taxonómico fue propuesto por Mercedes Camperos en el año de 1992, dentro de este se proponen 3 tipos de aprendizajes:

  1. Aprendizajes reproductivos.
  2. Aprendizajes productivos
  3. Producciones evaluativas

Como pudimos apreciar existen una gran variedad de opciones que pueden ser utilizadas al momento de diseñar los objetivos de aprendizaje por lo que el instructor debe de entender con claridad cuál es la meta y propósito de su formación para poder desarrollar estos objetivos. Es importante mencionar que una taxonomía no es mejor que la otra, son en sí mismas diferentes formas de ver el proceso de enseñanza-aprendizaje y deben ser usadas con el cuidado pertinente que requieren.

Bibliografía

psicologiaymente.com. (18 de febrero de 2021). Obtenido de psicologiaymente.com: https://psicologiaymente.com/inteligencia/teoria-inteligencia-guilford

Real Academia Española. (s.f.). Obtenido de https://www.rae.es/

Tenza, P. J. (30 de diciembre de 2020). https://pablodiaztenza.wixsite.com/. Obtenido de https://pablodiaztenza.wixsite.com/autor/post/taxonom%C3%ADa-de-camperos: https://pablodiaztenza.wixsite.com/autor/post/taxonom%C3%ADa-de-camperos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *